Reflexiones

20.oct.2011 / 05:34 pm / Haga un comentario

Vicepresidenta Llanos II

Vicepresidenta de la Región Llanos II

El 21 de enero de 2011 en una reunión realizada en La Guaira, el presidente Chávez presentó sus enjundiosas Líneas Estratégicas a los equipos políticos de las 24 entidades, incluidos gobernadores y gobernadoras, Alcaldes y Alcaldesas que militan en el partido de la revolución. A partir de allí los miembros de la Dirección Nacional nos desplegamos por todo el país discutiendo las cinco líneas presentadas, las cuales como producto de los debates se vieron enriquecidas y aumentadas con una sexta línea que toca la política internacional. En esas asambleas participaron muchos equipos políticos del PSUV y  representantes de los otros partidos que apoyan la revolución (PCV, Tupamaros, MEP, UPV). Las discusiones se extendieron hasta principio del mes de abril. El estudio y la internalización de las líneas políticas y de  los llamados de atención que contiene ese Documento Base siguen vigentes; por lo que cotidianamente hay que estudiarlo hasta que logremos deslastrarnos de la “cultura política capitalista” que tanto daño nos hace, y   que  sin duda frena la evolución del colectivo venezolano hacia la práctica de la “cultura política socialista”, en la cual se basa nuestro proyecto bolivariano. Esto es así, y no nos cansaremos de decirlo, porque: sólo con el ejemplo individual y colectivo de los líderes y liderezas, se enseñan y se modelan conductas.

Hay muchas reflexiones de Las Líneas Estratégicas que debemos repasar y hacer un esfuerzo por internalizar. Sin embargo, hoy nos permitiremos recordar sólo algunos aspectos de la línea estratégica Nº 1,  la cual  en nuestra humilde opinión es la  más urgente y vital. Las líneas políticas en comento, entre otras cosas, señalan lo siguiente: “esta cultura política capitalista se expresa en el hecho de considerar que pertenecer a un partido equivale a invertir en el, a través de sus contribuciones financieras o con su trabajo militante, y que esa inversión debe ser recompensada o remunerada con puestos, prebendas o influencias en el Estado, en el terreno de los negocios o en el mismo partido”. Así nos han enseñado a lo largo de décadas y quizás de siglos. Nos han condicionado a ser individualistas, egoístas y consumistas. Nos han enseñado que es más importante el tener que el ser. Recordemos el “cuanto tienes… cuanto vales”. Por eso para muchos la política no es el arte de servir, sino el arte de hacer buenos contactos y por ende, buenos negocios.

  Otros dañinos y repudiables rasgos de la “cultura política capitalista” son el sectarismo y la exclusión,  que obvian  totalmente los méritos políticos  logrados con trabajo honesto y tesonero en la atención, organización y educación al pueblo, cual es el objeto de nuestro proyecto bolivariano y socialista. En relación a esto, el documento presentado por el presidente Chávez señala lo siguiente: “algunos camaradas se consideran líderes absolutos e indiscutibles en sus espacios, y asumen la discrecionalidad de excluir del partido, y hasta de la revolución, a quienes se atrevan a diferir o a disentir de éllos y éllas”. Este inaceptable sectarismo, trae como consecuencia la persecución, la descalificación, la humillación y la subutilización de recursos humanos que podrían rendirle beneficios al Estado venezolano que invierte tiempo y recursos financieros en su formación. Indigna saber que funcionarios calificados  y honestos  son colocados en “la banca” solamente por no pertenecer al grupito de los dueños circunstanciales del poder. Las funcionarias y los funcionarios  “arrinconados”,   se ven obligados a cobrar sin trabajar, por decisión de algunos arrogantes y atorrantes  que se erigen en  dueños y señores de la revolución. Consecuencia de este mismo sectarismo y egoísmo, es la mezquindad y perversidad política de descalificar todo lo que hizo “el gobierno anterior”; y por ende, arrojar sospechas sin fundamento sobre los predecesores, y a no dar continuidad a  obras  inconclusas, pero con disponibilidad presupuestaria y financiera para pagar lo ejecutado y la obra por ejecutar. ¡Que alguien me explique ¿Cómo se justifica esto dentro de una sana administración pública?

Nadie duda que: “la fortaleza de la Revolución Bolivariana se sustenta; en buena medida, en la voluntad del máximo liderazgo de la Revolución de enfrentar la “cultura capitalista”, favoreciendo el contacto directo con el pueblo, interpelándolo, pero sobre todo dejándose interpelar por él, convirtiéndose en una suerte de intérpretes de las demandas y las aspiraciones populares, dándole voz a los que nunca la tuvieron y haciendo visibles a los invisibles, a los marginados, a los olvidados y explotados”.  Adicionalmente, desde hace unas cuantas semanas, nuestro Presidente ha venido reforzando el presente planteamiento, acuñando  el concepto de: “la  razón amorosa” que  constituye un ingrediente indispensable en el arte de “gobernar obedeciendo”. En el arte de gobernar interactuando estrechamente con el pueblo. En el arte de gobernar cara a cara con el pueblo, en el arte de gobernar oyendo al pueblo que siempre tiene algo que decir y tiene el derecho democrático a decirlo.    

Observando las  actuaciones de algunas liderezas y líderes, se le antoja a uno que Las Líneas Estratégicas de Acción Política “les entraron por un oído y le salieron por el otro”, a juzgar  por sus  acciones incomprensibles e inaceptables, las cuales son cargadas a la capotera de la revolución, y lo que es peor, a la capotera del líder de la revolución. ¡Ay Bolívar, tu siempre tan vigente! “Nada podrá detenernos si el pueblo nos ama”. Lo único malo es que algunas individualidades, no han caído en cuenta que el amor se muda cuando no es correspondido. Por eso, nunca olvidemos: “que amor con amor se paga”.

Por todo lo anterior, es “que el Comandante Hugo Chávez, Presidente del partido y líder de la revolución, hace un llamado a las 3R2, orientadas a revertir los efectos perversos de estas conductas. En este sentido, toda la dirigencia y la militancia del partido debe comprometerse; de la manera más disciplinada en la concreción de las 3R2, desde los distintos niveles de la dirección hasta la militancia de base. Sin embargo, serán las bases del partido las protagonistas de este proceso. No será una rectificación  “desde arriba”, sino fundamentalmente desde las bases”. Se me ocurre, parafraseando a Bolívar, que para lograrlo, hace falta: “echar el miedo a la espalda y salvar a la Patria”.

Guanare, 31 de agosto de 2011.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.