Reflexiones

20.oct.2011 / 05:53 pm / Haga un comentario

Vicepresidenta Llanos II

Vicepresidenta de la Región Llanos II

En el título II de los Estatutos dedicado a la militancia, el artículo 6 referido a las características del o la militante, se establece que: “toda y todo militante del partido socialista unido de Venezuela es bolivariano, antiimperialista, anticapitalista, internacionalista, humanista, ambientalista y feminista…. y guía su conducta por los siguientes valores: la ética y la moral socialista, la formación y la autoformación, solidaridad y el amor, la conciencia del deber social, la lucha contra la corrupción y el burocratismo”. A todos y cada uno de los valores socialistas aquí señalados le dedicamos una reflexión  meses atrás. Sin embargo, hoy queremos puntualizar algunos comentarios adicionales relacionados con el valor de la crítica, como herramienta que sin duda puede ayudar, dependiendo de la actitud del receptor de la misma. Seguimos insistiendo en el espinoso tema, porque aprendimos de Kotepa Delgado, un viejo periodista ya físicamente desaparecido, que hay que escribir porque algo queda. Igualmente, como maestra de la vieja guardia, tengo la tendencia a repasar las clases, sobre todo cuando se comprueba que las lecciones no están totalmente aprendidas, porque la práctica habla sin palabras y delata la falta de coherencia entre lo que se dice y lo que se hace.

En este contexto, es menester recordar que ser crítico no es sinónimo de ser criticón.  Tampoco nos referimos a la crítica que hacen aquellos  a quien “no les gusta ni el pan de piquito”. Mucho menos nos referimos a quienes se escudan detrás de la crítica para ofender, descalificar y calumniar. Quien calumnia miente, y,  según el concepto de Fidel Castro, el cual comparto totalmente, ser revolucionario o revolucionaria es: “no mentir jamás ni violar principios éticos”. Hablamos de las críticas que se hacen  con respeto y con argumentos valederos y llamando a lo bueno, bueno y a lo malo, malo. Así lo establece el artículo 8 de los Estatutos sobre los derechos del o la militante, en el numeral 4: “formular las críticas sólo dentro de las instancias del partido, y con su debida fundamentación”. Para que  la letra de este artículo se haga viva y se cumpla, el partido desde el nivel comunal hasta el nivel nacional, debe dar oportunidad a los debates sin censura, sin seleccionar quienes son los que pueden hablar y qué es lo que pueden decir. Para quien es objeto de la crítica, la recomendación  es, que antes de sentirse ofendido se haga la pregunta ¿Y si el otro o la otra tienen razón?

En mi humilde opinión, para que la crítica sea bienvenida,  valorada por quien la recibe y útil para enderezar entuertos, el receptor o receptora debe aceptar que los seres humanos no somos dioses, y por lo tanto no somos infalibles; de tal manera que nos podemos equivocar, y de hecho nos equivocamos. Además debe prepararse mental y anímicamente  para oír con cierta humildad. También es muy importante, adoptar la costumbre de oír por los dos oídos, que no es otra cosa que oír las dos o diferentes versiones. A veces tenemos la mala práctica de oír sólo una versión sobre un determinado asunto, problema o conflicto. Esto es muy indeseable porque de eso se aprovechan los insidiosos, cizañeros, intrigantes y calumniadores que nunca faltan en ninguna organización. Adicionalmente, es inadmisible que personas que se autodefinen como revolucionarias o revolucionarios utilicen la práctica de criminalizar la crítica, estigmatizar y excluir con el calificativo de “escuálido, quinta columna o brinca talanquera”, a todo aquel o aquella que cometa la osadía de hacer alguna observación o crítica. Quienes tienen la práctica de criminalizar, reprimir y perseguir al autor o autores de toda  crítica, por muy bien fundamentada que esté, obstaculizan la Contraloría Social por parte de las y los ciudadanos organizados y conscientes. Así mismo, no creen en la Democracia Participativa y Protagónica como motor de la revolución Bolivariana.

Lo anterior es una manipulación inaceptable y repudiable en una o un  revolucionario, ya que lo que se persigue es atemorizar y arrinconar  a quien se atreva a elevar su voz en el partido para señalar lo que considera inconveniente. Lo que se persigue es  silenciar la crítica, lo que se persigue es controlarlo todo, incluido el pensamiento. Lo que se busca es evitar el debate democrático y enriquecedor. Todo esto  conspira abiertamente contra el deber que tienen todas y todos los militantes del PSUV de contribuir con la consolidación de la Democracia Participativa y Protagónica, que es uno de los tres Objetivos Estratégicos de la Revolución Bolivariana, tal y cual lo señalan Las Bases Programáticas de nuestro Libro Rojo, que representa la “Biblia Política” de las y los militantes del mayor partido de la revolución.  Sin temor a equivocarnos, quienes exhiben esta conducta tan antidemocrática,  le hacen un flaco favor a la revolución.

Finalmente, dejamos para la reflexión, la valoración de Simón Bolívar sobre la crítica, de acuerdo a la opinión expresada en una carta dirigida al General José Antonio Páez el 19 de abril de 1820: “Yo sabía que no debían agradarle a usted las observaciones que les hice;  tampoco me agradaban a mí y esta fue la razón porque no las había hecho antes. Pero al fin, el que gobierna una gran familia tiene que pasar por todo, sea agradable o no. Usted no debe incomodarse porque le digan el dictamen  de los otros; a mí me lo dicen todos los días y no me incomodo, porque el que manda debe oír aunque sean las más duras verdades, y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que producen los errores”. Viviremos y venceremos!

Guanare, miércoles  05 de octubre de 2011.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.