Reflexiones

20.oct.2011 / 05:37 pm / Haga un comentario

Vicepresidenta Llanos II

Vicepresidenta de la Región Llanos II

 El mundo contempla, unos con perplejidad, otros con tristeza  y  con indiferencia los menos, como la OTAN por mandato de los Estados Unidos y los otros imperios menores (Inglaterra, Francia, Alemania, etc.) destroza al pueblo de Libia con el pretexto de defender a la población civil de los supuestos bombardeos y otras agresiones por parte del ejército Libio. Definitivamente, los imperios del mundo con sus burdas mentiras mediáticas, abusan de la inteligencia del mundo pensante cuando justifican sus atropellos con  excusas sólo creíbles por imbéciles, por desinformados o mal informados y por quienes conscientes o inconscientemente les sirven de peones  o lacayos a los imperios. Al frente de estos imperios  siempre van los gringos agitando vigorosamente la bandera de los asaltantes de los recursos ajenos.

Por los imbéciles es poco lo que puede hacerse. Para ayudar a los desinformados  debemos profundizar por todos los medios posibles una campaña que permita abrirles los ojos, al contrastar las mentiras de los imperios contra la verdad de los países amantes y respetuosos de la paz, de la autodeterminación y soberanía de los pueblos. A quienes desconocen la verdad por falta de estudio o por desinformación producida por la manipulación  a través del bombardeo mediático; además de invitarlos a oír por los dos oídos para que puedan llegar a la verdad, le recordamos algunas de  las sabias palabras de Simón Bolívar pronunciadas en su célebre Congreso de Angostura del 15 de febrero de 1819: “… por el engaño se nos ha dominado más que por la fuerza… Un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción…”.

Por quienes les sirven al imperio, es poco o nada lo que podemos hacer, porque su obsesión por volver al poder para retrotraer al país al pacto de Punto Fijo, es mayor que cualquier razonamiento lógico  e incluso más fuerte que el amor a la Patria. Si no son capaces de reconocer la disminución de la pobreza general del país de 47 a 26% y la disminución de la pobreza extrema de  aproximadamente 26 a 7% , así como la disminución del desempleo del 16 al 8% ¿Piensan Uds. que van a creer el testimonio personal y los testimonios gráficos tomados  por el equipo de Telesur y las imágenes del satélite ruso que muestran que era mentira la noticia difundida el 21 de febrero de 2011 por los medios  de comunicación imperiales, en relación a que ese día el ejército de Kaddafi  estaba bombardeando Trípoli, la capital de Libia? ¿Creen Uds. que aceptarán los testimonios de una emisora rusa y de una periodista española que comprobaron que la supuesta toma de Trípoli por el autodenominado Consejo Nacional de Transición (CNT) el 21de agosto 2011 sólo fue un montaje cinematográfico grabado en Katar con actores contratados, con el objetivo, entre otros, de amedrentar a las fuerzas leales a Kaddafi ? Esta farsa también sirvió para que unos cuantos países salieran corriendo a reconocer al CNT.

 No les parece que esta tragicomedia que hoy vive el pueblo de Libia se parece a la que vivimos los venezolanos el 11 de abril de 2002?  Recuerdan que montaron todo el escenario para que francotiradores le dispararan a la marcha y hacer creer que lo hacía el gobierno o sus adeptos? Recuerdan que las cámaras de cierto canal televisivo estaban estratégicamente ubicadas? Recuerdan que muchos voceros de la oposición y unos cuantos traidores inmediatamente salieron declarando por todos los medios opositores que el presidente Chávez tenía las manos manchadas de sangre, que era un asesino? Recuerdan que inmediatamente la noticia estaba en los medios internacionales y todos estaban calificando al Presidente de dictador asesino? Sin embargo, posteriormente se supo que los compatriotas estaban en Puente LLaguno no pudieron haberle  disparado a una marcha que nunca llegó hasta ese sitio.

Camaradas, este tipo de mentira es uno de los tantos formatos típico de  la cultura política capitalista que le aplican a muchos países alrededor del mundo. ¿Hace falta recordar que en el 2003 los gringos inventaron el cuento de la existencia en Irak de armas de destrucción masiva, con la aviesa intención de justificar la invasión? Después de 8 años  todavía no consiguen las armas, pero ahorcaron a Saddan Hussein, han matado a miles de irakíes, destruyeron el patrimonio histórico de una cultura milenaria y se están robando el petróleo de ese país invadido. Dos años antes, en el 2001  fueron capaces de provocar la tragedia de las torres gemelas para calificar a Osama Bin Laden de terrorista y poder justificar la invasión a ese país. El objetivo: aprovechar su ubicación geoestratégica en la construcción de instalaciones gasíferas. ¿Hace falta recordar cómo el imperio norteamericano en 1989 asesinó a miles de panameños en el barrio El Chorrillo con el estúpido pretexto de darle cacería a Manuel Noriega, quien fue formado por éllos y era su socio en  muchas acciones sucias?    

¡Por Dios Santo, no se trata de defender a Noriega, a Saddan o a Osama, ni  como en el caso que nos ocupa tampoco se trata de defender a Kaddafi! Se trata  de que no hay derecho a que los Estados Unidos y sus aliados sean  quienes decidan la vida de países libres y soberanos. Se trata de que no se puede aceptar que estos imperios recompongan sus economías quebradas por el estilo consumista del capitalismo a costa de la muerte y de la ruina de otros países. No queda más que implorar en el nombre del Creador de la vida que “ quien tenga ojos vea y quien tenga oídos oiga! Sin embargo, sabemos que no hay peor ciego que el que no quiere ver ni peor sordo que el que no quiere oír. ¡Que el Dios en el cual creemos nos salve de la barbarie de los imperios! ¡Sin miedo continuaremos trabajando por una Patria independiente; por eso viviremos y venceremos!

Caracas, 07 de septiembre de 2011

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.